Cómo afecta el ERTE a la indemnización por despido

El ERTE, o Expediente de Regulación Temporal de Empleo, es un mecanismo que permite a las empresas suspender temporalmente los contratos de trabajo o reducir la jornada laboral de sus empleados debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Esta figura ha sido ampliamente utilizada durante la crisis del COVID-19 para hacer frente a la situación de paralización de actividades y evitar despidos masivos.

Analizaremos cómo afecta el ERTE a la indemnización por despido de los trabajadores. Veremos cuál es la situación de aquellos empleados que son despedidos después de haber estado en un ERTE, así como las diferencias en la indemnización según el tipo de despido y el tiempo que ha durado el ERTE. También abordaremos las posibles reclamaciones que se pueden hacer en caso de que exista un incumplimiento de la normativa laboral por parte de la empresa durante el ERTE o en el momento del despido.

Índice
  1. Qué es un ERTE y cómo funciona
    1. El impacto del ERTE en la indemnización por despido
  2. Cuáles son los efectos del ERTE en la indemnización por despido
    1. Reducción de la indemnización por despido
    2. Recuperación del tiempo suspendido
    3. Obligación de reincorporar al trabajador
    4. Excepciones y situaciones especiales
  3. Se reduce la indemnización por despido si estoy en un ERTE
    1. ¿Se reduce la indemnización por despido en caso de estar en un ERTE?
    2. ¿Y qué ocurre con el salario durante el ERTE?
  4. Cómo se calcula la indemnización por despido si estoy en un ERTE
    1. ¿Qué es un ERTE?
    2. ¿Cómo afecta el ERTE a la indemnización por despido?
    3. ¿Qué sucede si el trabajador es despedido mientras está en un ERTE?

Qué es un ERTE y cómo funciona

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) es una medida que adoptan las empresas para suspender o reducir temporalmente los contratos de trabajo de sus empleados. Esta medida se toma cuando la empresa atraviesa dificultades económicas o productivas, como por ejemplo, en situaciones de crisis, recesión o fuerza mayor.

El funcionamiento del ERTE implica que la empresa solicita a la autoridad laboral competente la aprobación de la medida. Una vez concedido, la empresa puede suspender los contratos o reducir la jornada laboral de los empleados afectados. Durante este período, los trabajadores pueden solicitar a la Administración el subsidio de desempleo para compensar la pérdida de ingresos.

El impacto del ERTE en la indemnización por despido

Cuando un empleado se encuentra en situación de ERTE, su contrato de trabajo no se encuentra extinguido, sino suspendido o reducido temporalmente. Por lo tanto, en principio, no se generan los derechos y obligaciones propios de un despido.

En caso de que la empresa decida posteriormente proceder al despido del trabajador afectado por un ERTE, se plantea la cuestión de cómo afecta esta situación a la indemnización por despido a la que el empleado tendría derecho.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que el tiempo en situación de ERTE no se computa a efectos de antigüedad en la empresa. Esto significa que el período de suspensión o reducción temporal del contrato no se considera como tiempo trabajado a la hora de calcular la indemnización por despido.

En segundo lugar, la indemnización por despido se calcula según la legislación laboral vigente y los años de antigüedad en la empresa. Si el empleado ha estado en situación de ERTE durante un período de tiempo, ese tiempo no se contabiliza a efectos de antigüedad, lo que puede afectar al importe de la indemnización.

El ERTE no afecta directamente a la indemnización por despido, pero puede influir en el cálculo de la misma debido a que el tiempo en situación de ERTE no se considera como tiempo trabajado a efectos de antigüedad en la empresa.

Cuáles son los efectos del ERTE en la indemnización por despido

El ERTE, o Expediente de Regulación Temporal de Empleo, es una medida que permite a las empresas suspender temporalmente los contratos de sus empleados debido a situaciones de fuerza mayor o causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Durante el periodo en el que se aplique el ERTE, los trabajadores afectados pueden ver alteradas algunas de sus condiciones laborales, incluyendo la indemnización por despido.

Reducción de la indemnización por despido

Una de las consecuencias directas del ERTE es la reducción de la indemnización por despido en caso de que se produzca. En situaciones normales, la indemnización por despido se calcula en base al salario mensual del trabajador y a su antigüedad en la empresa. Sin embargo, durante el periodo de ERTE, el tiempo en el que el contrato está suspendido no se cuenta a efectos de antigüedad, lo que implica que la indemnización final será menor.

Recuperación del tiempo suspendido

Por otro lado, es importante destacar que el tiempo en el que el contrato está suspendido debido al ERTE se considera como tiempo de trabajo efectivo a todos los efectos legales. Esto significa que a pesar de la suspensión, el trabajador sigue acumulando días de cotización a la Seguridad Social, lo cual puede tener un impacto positivo en su futura indemnización por despido.

Obligación de reincorporar al trabajador

Una vez finalizado el ERTE, la empresa tiene la obligación de reincorporar a los trabajadores afectados por la suspensión. En caso de que la empresa decida despedir a alguno de ellos, deberá abonar la indemnización correspondiente según la antigüedad real del trabajador, sin tener en cuenta el periodo de suspensión por el ERTE.

Excepciones y situaciones especiales

Es importante tener en cuenta que existen ciertas excepciones y situaciones especiales en las que el ERTE no afecta a la indemnización por despido. Por ejemplo, si la empresa realiza un despido por causas objetivas durante el periodo de ERTE, la indemnización se calcula de acuerdo a la antigüedad real del trabajador, sin tener en cuenta el periodo de suspensión.

  • Caso práctico: Un trabajador con una antigüedad de 5 años en la empresa es incluido en un ERTE durante 3 meses. Al finalizar el ERTE, la empresa decide despedir al trabajador. En este caso, la indemnización por despido se calculará teniendo en cuenta los 5 años de antigüedad, sin restar el periodo de suspensión por el ERTE.

El ERTE puede tener efectos directos en la indemnización por despido, reduciéndola en función del tiempo de suspensión del contrato. Sin embargo, es importante tener en cuenta las excepciones y situaciones especiales que pueden aplicarse en cada caso concreto.

Se reduce la indemnización por despido si estoy en un ERTE

El ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es una medida que se ha adoptado en diversas ocasiones para hacer frente a situaciones de crisis económicas o empresariales. Consiste en la suspensión temporal o la reducción de la jornada laboral de los trabajadores afectados, con el objetivo de evitar despidos masivos.

Una de las dudas que surgen con frecuencia es cómo afecta el ERTE a la indemnización por despido en caso de que finalmente se produzca. En este sentido, es importante tener en cuenta que la indemnización por despido se calcula en función de la antigüedad del trabajador en la empresa y de su salario, entre otros factores.

¿Se reduce la indemnización por despido en caso de estar en un ERTE?

La respuesta es sí, la indemnización por despido se ve afectada si el trabajador se encuentra en un ERTE. En concreto, la reforma laboral de 2012 estableció que durante la suspensión temporal de empleo por un ERTE, el tiempo en el que el trabajador ha estado en esa situación no se tiene en cuenta a efectos de calcular la antigüedad para el cálculo de la indemnización por despido.

Esto significa que si un trabajador ha estado en un ERTE durante 6 meses y después es despedido, solo se tendrá en cuenta el tiempo trabajado antes del ERTE para calcular la indemnización por despido. En este caso, esos 6 meses de suspensión temporal no se sumarán a la antigüedad del trabajador.

Es importante destacar que esta reducción en la indemnización por despido solo se aplica durante la suspensión temporal de empleo. Una vez que el trabajador vuelve a su puesto de trabajo y se reincorpora plenamente a sus funciones, el tiempo que ha estado en un ERTE sí se tiene en cuenta para el cálculo de la indemnización por despido en caso de que se produzca.

¿Y qué ocurre con el salario durante el ERTE?

Otra cuestión relevante es el salario durante el ERTE. Durante la suspensión temporal de empleo, el trabajador recibe una prestación por desempleo que cubre parte de su salario. Esta prestación se calcula en función de la base reguladora y el tiempo de cotización del trabajador.

Es importante tener en cuenta que el salario que se tiene en cuenta para el cálculo de la indemnización por despido es el salario bruto, es decir, sin descontar la prestación por desempleo que se ha recibido durante el ERTE. Por lo tanto, la indemnización por despido se calcula en función del salario que se percibía antes de entrar en el ERTE.

Si estás en un ERTE y te despiden, la indemnización por despido se verá reducida, ya que no se tendrá en cuenta el tiempo en el que has estado en esa situación a efectos de calcular la antigüedad. Sin embargo, una vez que te reincorpores plenamente a tu puesto de trabajo, el tiempo en el ERTE sí se tendrá en cuenta para el cálculo de la indemnización por despido.

Cómo se calcula la indemnización por despido si estoy en un ERTE

Si te encuentras en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y finalmente eres despedido, es importante conocer cómo afecta esta situación a tu indemnización por despido. En este artículo te explicaremos cómo se calcula la indemnización en estos casos.

¿Qué es un ERTE?

Un ERTE es una medida temporal que una empresa puede tomar cuando atraviesa dificultades económicas, técnicas, organizativas o de producción. Consiste en la suspensión temporal de contratos de trabajo o la reducción de la jornada laboral de los empleados. Durante este período, los trabajadores siguen siendo empleados de la empresa, pero con una suspensión o reducción de su actividad laboral.

¿Cómo afecta el ERTE a la indemnización por despido?

Cuando se produce un despido en un contexto de ERTE, la indemnización se calcula teniendo en cuenta el tiempo trabajado antes del ERTE y el tiempo trabajado después de su finalización.

En primer lugar, se calculará la indemnización correspondiente al período trabajado antes del ERTE. En este caso, se tendrá en cuenta el tiempo acumulado hasta la fecha de inicio del expediente.

A continuación, se calculará la indemnización correspondiente al período trabajado después de la finalización del ERTE. En este caso, se tomará en cuenta el tiempo acumulado desde la finalización del ERTE hasta la fecha de despido.

Es importante destacar que durante el período de suspensión del contrato de trabajo en el ERTE, no se computará como tiempo trabajado para el cálculo de la indemnización. Solo se contabilizará el tiempo efectivamente trabajado.

¿Qué sucede si el trabajador es despedido mientras está en un ERTE?

En caso de que el trabajador sea despedido durante la vigencia del ERTE, la indemnización se calculará tomando en cuenta el tiempo trabajado hasta la fecha de inicio del expediente. No se tendrá en cuenta el tiempo acumulado después del inicio del ERTE.

Es importante tener en cuenta que cada caso puede tener particularidades y es recomendable consultar con un abogado laboralista para obtener una asesoría personalizada.

Si te encuentras en un ERTE y eres despedido, la indemnización por despido se calculará tomando en cuenta el tiempo trabajado antes y después del ERTE. Sin embargo, durante el período de suspensión del contrato no se contabilizará como tiempo trabajado para este cálculo.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de Cookies