Qué puedo negociar con la empresa en un ERTE

Ante la situación excepcional provocada por la pandemia del COVID-19, muchas empresas se han visto en la necesidad de aplicar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) como medida para hacer frente a la crisis económica. Los ERTE implican una suspensión temporal de los contratos de trabajo o una reducción de la jornada laboral, lo que puede generar dudas e incertidumbre en los trabajadores sobre qué pueden negociar con la empresa.

Exploraremos las posibles negociaciones que se pueden llevar a cabo con la empresa en un ERTE. Veremos los aspectos que se pueden tratar, como la duración del ERTE, las condiciones de reincorporación, la compensación económica, entre otros. Además, daremos algunos consejos para llevar a cabo una negociación efectiva y proteger los derechos de los trabajadores en esta situación complicada.

Índice
  1. Cuáles son los conceptos que se pueden negociar en un ERTE
    1. 1. Duración y distribución de la jornada laboral
    2. 2. Salario y prestaciones económicas
    3. 3. Formación y reciclaje profesional
    4. 4. Reincorporación al puesto de trabajo
    5. 5. Medidas de conciliación laboral y personal
  2. Puedo negociar mi jornada laboral durante un ERTE
    1. Reducción de horas de trabajo
    2. Flexibilidad horaria
    3. Teletrabajo
  3. Se puede negociar la duración de un ERTE con la empresa
    1. ¿Cómo se puede negociar la duración de un ERTE?
    2. Beneficios de negociar la duración de un ERTE
  4. Qué otros aspectos se pueden negociar en un ERTE además de los salarios
    1. 1. Horarios de trabajo
    2. 2. Teletrabajo
    3. 3. Formación y reciclaje profesional
    4. 4. Vacaciones y permisos
    5. 5. Medidas para conciliar la vida laboral y personal
    6. 6. Beneficios sociales
    7. 7. Planes de futuro y estabilidad laboral

Cuáles son los conceptos que se pueden negociar en un ERTE

En un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), existen varios conceptos que pueden ser objeto de negociación entre la empresa y los trabajadores afectados. Estos conceptos tienen como objetivo principal garantizar la protección económica de los trabajadores durante el periodo de suspensión temporal de sus contratos de trabajo.

1. Duración y distribución de la jornada laboral

Uno de los conceptos que se pueden negociar en un ERTE es la duración y la distribución de la jornada laboral. Esto implica establecer los horarios en los que los trabajadores deberán prestar sus servicios, así como la posibilidad de reducir dicha jornada de forma proporcional al tiempo de suspensión del contrato.

2. Salario y prestaciones económicas

Otro aspecto que se puede negociar en un ERTE es el salario y las prestaciones económicas que recibirán los trabajadores durante el periodo de suspensión temporal de sus contratos. Esto incluye la posibilidad de establecer un porcentaje de reducción salarial, así como la opción de complementar la prestación por desempleo con una compensación económica por parte de la empresa.

3. Formación y reciclaje profesional

La formación y el reciclaje profesional también pueden ser objeto de negociación en un ERTE. En este sentido, la empresa puede acordar proporcionar a los trabajadores afectados cursos de formación que les permitan adquirir nuevas habilidades o mejorar su cualificación durante el periodo de suspensión temporal.

4. Reincorporación al puesto de trabajo

La reincorporación al puesto de trabajo es otro aspecto que se puede negociar en un ERTE. Aquí se pueden establecer criterios y plazos para la vuelta de los trabajadores a sus puestos una vez finalizado el periodo de suspensión temporal, garantizando así la estabilidad laboral de los mismos.

5. Medidas de conciliación laboral y personal

Por último, las medidas de conciliación laboral y personal también pueden ser objeto de negociación en un ERTE. Esto implica la posibilidad de acordar jornadas flexibles o reducciones de horario para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores afectados.

En un ERTE se pueden negociar varios conceptos como la duración y distribución de la jornada laboral, el salario y las prestaciones económicas, la formación y el reciclaje profesional, la reincorporación al puesto de trabajo, y las medidas de conciliación laboral y personal. Estas negociaciones buscan garantizar la protección económica y laboral de los trabajadores afectados durante el periodo de suspensión temporal de sus contratos.

Puedo negociar mi jornada laboral durante un ERTE

Durante un ERTE, los trabajadores tienen la posibilidad de negociar su jornada laboral con la empresa. Esta negociación puede incluir diferentes aspectos, como la reducción de horas de trabajo, la flexibilidad horaria o la posibilidad de teletrabajo.

Es importante tener en cuenta que la negociación de la jornada laboral debe realizarse de forma consensuada entre el trabajador y la empresa. Ambas partes deben llegar a un acuerdo que sea beneficioso para ambas partes y que cumpla con la normativa establecida.

Reducción de horas de trabajo

Una de las posibilidades que se pueden negociar durante un ERTE es la reducción de horas de trabajo. Esto significa que el trabajador podrá trabajar menos horas de las habituales, lo que conlleva una reducción proporcional en su salario. La empresa y el trabajador deben acordar la reducción de horas y establecer de forma clara y detallada cómo se llevará a cabo esta reducción.

Flexibilidad horaria

Otra opción que se puede negociar durante un ERTE es la flexibilidad horaria. Esto implica la posibilidad de adaptar los horarios de trabajo a las necesidades del trabajador y de la empresa. Por ejemplo, el trabajador podría acordar trabajar en horario partido o tener días libres durante la semana. Esta flexibilidad horaria debe ser acordada por ambas partes y estar reflejada en un acuerdo por escrito.

Teletrabajo

En algunos casos, durante un ERTE, se puede negociar la posibilidad de realizar teletrabajo. Esto implica que el trabajador pueda realizar sus tareas desde su casa o desde cualquier otro lugar fuera de la empresa. El teletrabajo puede ser una buena opción para aquellos trabajadores que puedan desarrollar su trabajo de forma remota. Sin embargo, es importante establecer las condiciones y requisitos para llevar a cabo esta modalidad de trabajo.

Durante un ERTE, los trabajadores tienen la posibilidad de negociar diferentes aspectos de su jornada laboral. La reducción de horas de trabajo, la flexibilidad horaria y el teletrabajo son algunas de las opciones que se pueden discutir y acordar con la empresa. Es importante tener en cuenta que cualquier acuerdo o negociación debe cumplir con la normativa establecida y ser beneficioso para ambas partes.

Se puede negociar la duración de un ERTE con la empresa

En un ERTE, es posible negociar con la empresa la duración del mismo. Esto significa que no es una decisión unilateral de la empresa, sino que se pueden establecer acuerdos para determinar el tiempo exacto que durará el ERTE.

¿Cómo se puede negociar la duración de un ERTE?

Para negociar la duración de un ERTE, es necesario establecer un diálogo con la empresa. Ambas partes deben sentarse a negociar y llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso.

Es importante tener en cuenta que la duración de un ERTE puede variar según las circunstancias y necesidades de la empresa. Por lo tanto, es fundamental entender la situación de la empresa y las razones detrás del ERTE antes de iniciar las negociaciones.

Durante las negociaciones, se pueden considerar diferentes opciones, como reducir la duración del ERTE, establecer una duración específica o incluso acordar una duración flexible, que permita ajustar el ERTE según las necesidades cambiantes de la empresa.

Beneficios de negociar la duración de un ERTE

Negociar la duración de un ERTE puede tener varios beneficios tanto para los trabajadores como para la empresa. Al establecer un acuerdo sobre la duración, se pueden evitar situaciones de incertidumbre y brindar mayor estabilidad a los empleados.

Además, al negociar la duración, se pueden tener en cuenta factores como la situación económica de la empresa, las necesidades de los trabajadores y las proyecciones futuras. Esto puede ayudar a encontrar un equilibrio entre las necesidades de la empresa y los derechos de los trabajadores.

La duración de un ERTE se puede negociar con la empresa. Es importante establecer un diálogo abierto y constructivo para llegar a un acuerdo mutuamente beneficioso. Negociar la duración del ERTE puede brindar estabilidad a los trabajadores y permitir a la empresa adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Qué otros aspectos se pueden negociar en un ERTE además de los salarios

En un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) no solo se negocian los salarios, sino que también se pueden discutir otros aspectos relevantes para los trabajadores y la empresa. A continuación, mencionaremos algunos de los elementos que pueden ser objeto de negociación durante este proceso:

1. Horarios de trabajo

Los horarios de trabajo son uno de los elementos que se pueden negociar en un ERTE. La empresa puede proponer cambios en los turnos, reducir las horas de trabajo o modificar el calendario laboral. Es importante que estos cambios se realicen de manera consensuada y que se tengan en cuenta las necesidades de los trabajadores.

2. Teletrabajo

En situaciones como la crisis del COVID-19, el teletrabajo se ha convertido en una opción válida y necesaria para muchas empresas. Durante un ERTE, se puede negociar la posibilidad de implementar esta modalidad de trabajo, estableciendo las condiciones y requisitos necesarios para su correcto funcionamiento.

3. Formación y reciclaje profesional

En un ERTE, la empresa puede proponer programas de formación y reciclaje profesional para los trabajadores. Esta medida no solo beneficia al empleado, ya que puede adquirir nuevas habilidades y conocimientos, sino que también es beneficioso para la empresa, que podrá contar con personal más capacitado una vez se haya superado la situación de crisis.

4. Vacaciones y permisos

La empresa puede sugerir cambios en las políticas de vacaciones y permisos durante un ERTE. Por ejemplo, se pueden acordar periodos de descanso más largos o flexibles, o establecer la posibilidad de tomar vacaciones en determinadas fechas para evitar la acumulación de días libres en períodos de alta demanda laboral.

5. Medidas para conciliar la vida laboral y personal

Este punto es especialmente relevante para los trabajadores que tienen responsabilidades familiares. Durante un ERTE, se puede negociar la implementación de medidas que faciliten la conciliación entre la vida laboral y personal, como horarios flexibles, jornadas reducidas o la posibilidad de trabajar desde casa.

6. Beneficios sociales

En un ERTE, también se pueden discutir los beneficios sociales que la empresa ofrece a sus empleados. Estos beneficios pueden incluir seguro médico, ticket de comida, tarjetas de transporte, entre otros. Es posible que durante este proceso se busquen alternativas más económicas o se acuerden cambios en las condiciones de estos beneficios.

7. Planes de futuro y estabilidad laboral

En un ERTE, la empresa puede aprovechar para discutir planes de futuro y estabilidad laboral con los trabajadores. Esto implica la posibilidad de abrir un diálogo sobre estrategias para asegurar la continuidad de la empresa, el crecimiento a largo plazo y la garantía de empleo una vez se haya superado la situación de crisis.

En un ERTE no solo se negocian los salarios, sino que se pueden abordar otros aspectos relevantes para los trabajadores y la empresa. Es fundamental que durante este proceso se establezca un diálogo abierto y transparente entre ambas partes para encontrar soluciones que beneficien a ambas partes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para garantizarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de Cookies